Sucralosa

La sucralosa retiene el sabor dulce en procesos de fabricación de alimentos e incluso en bebidas que se compongan de azúcar.

Es ideal para la realización de recetas caseras con ese toque dulce, ya sean alimentos como postres lácteos, pasteles, bizcochos y pastas de repostería.

Categorías: ,

Posibles usos:

Descripción

La sucralosa retiene el sabor dulce en procesos de fabricación de alimentos e incluso en bebidas que se compongan de azúcar.

Es ideal para la realización de recetas caseras con ese toque dulce, ya sean alimentos como postres lácteos, pasteles, bizcochos y pastas de repostería.

La sucralosa es un edulcorante artificial no nutritivo, se obtiene a partir de la sacarosa y resulta unas 600 veces más dulce. Para obtener la sucralosa se parte de sacarosa convencional a la que le se sustituyen tres grupos hidroxilo (en posición 1, 4 y 6) por tres átomos de cloro.

Es una molécula muy estable a las altas temperaturas, a la acidez y a la hidrólisis enzimática. Tiene una solubilidad en agua en torno al 25% y no interfiere químicamente con otros ingredientes. Por todo ello, es un excelente aditivo alternativo a la sacarosa.

La sucralosa se añade a los alimentos y bebidas para proporcionarle dulzor, no aporta calorías porque la mayoría no se puede absorber. La mayoría se excreta por las heces (85%), y el pequeño porcentaje que es absorbido (15%) se excreta por la orina.

Es un edulcorante autorizado por los diferentes organismos internacionales y recibe el nombre de aditivo E-955. Su empleo está permitido en más de 50 países de todo el mundo y se utiliza en multitud de alimentos, bebidas, complementos dietéticos y productos farmacéuticos.